¿Que es la verdad? Osho en “La semilla de mostaza”

¿QUÉ ES LA VERDAD?

Las montañas cambian, las nubes cambian, sólo el firmamento permanece igual, perdura. Lo mismo ocurre en vuestro interior: las cosas cambian a vuestro alrededor y las nubes también, los pensamientos cambian dentro de vosotros, pero el firmamento del ser, del atman, del testigo, permanece igual. Esa es la perla: el testigo interior. No tiene forma, de modo que no puede cambiar. Si hay forma, necesariamente habrá cambio. Si no hay forma, ¿cómo podría ocurrir un cambio? Es sin forma, nirakar.

Si vas hasta este lugar sin forma que hay dentro de ti, al principio te parecerá vacío porque no conoces lo amorfo, no conoces el vacío. Pero no temas, no te asustes, entra allí. Cuando te habitúes a él, cuando te establezcas en él, entonces el vacío no será un vacío: se volverá lo sin forma. Cuando alcances este lugar sin forma, tendrás la perla. Adquirirás lo uno al precio de lo múltiple. Ahora, al precio de lo uno habrás comprado lo múltiple. Y lo uno es la perla, lo mucho son sólo piedras falsas. Pueden parecer muy valiosas, pero no lo son, porque no pueden perdurar.

Perdurabilidad, nityata, eternidad es el criterio de la verdad –recuerda esto bien-. ¿Qué es la verdad? Aquello que perdura, y perdura infinitamente. ¿Qué es un sueño? Aquello que comienza y termina; aquello que no puede perdurar. De modo que observa esa perla que nadie puede arrebatarte, ni siquiera la muerte. Al morir, el cuerpo morirá, los pensamientos desaparecerán; ¿y tú?, continuarás, continuarás eternamente.

La muerte ocurre cerca de vosotros, pero jamás en ti. Ocurre en los alrededores, pero nunca en el centro; ocurre en la periferia. Nunca has muerto, no puedes morir. Las montañas desaparecen, las nubes vienen y van, pero el cielo permanece igual. Y tú eres el cielo. La naturaleza del atman es como el espacio: vacío, infinito vacío, sin forma. Todo ocurre dentro de él, pero nada le ocurre a él. Esto es lo que Jesús quiere decir.

  Vosotros también buscad el tesoro que no perece y que perdura, allí donde la polilla no se acerca a comer ni el gusano destruye. Suficiente por hoy.

“La semilla de mostaza I” Capítulo 7. Osho.

SUBIR